top of page

Gárgola con una cámara fotográfica entre sus manos.



Entre las habituales figuras de gárgolas que adornan la Catedral de Palencia, caracterizadas por tomar forma de seres mitológicos y monstruosos, se alza una que llama especialmente la atención de los transeúntes, no sólo por su aspecto humano, sino porque porta una cámara fotográfica entre sus manos.Muchas son las leyendas urbanas que han especulado acerca del origen y la identidad de este misterioso habitante de la Bella Desconocida, como el mito que proclama que se trata de la representación de un fotógrafo que murió tras caerle encima la gárgola original o las conjeturas sobre arquitectos adelantados a su tiempo que ya predijeron la invención de la cámara fotográfica siglos antes de su aparición.


Otras explicaciones más racionales sostienen que la gárgola encarna al fotógrafo José Sanabria, encargado de retratar los trabajos del arquitecto Jerónimo Arroyo, con quien mantenía, además, una estrecha amistad.


De este modo, Arroyo se habría permitido la licencia de hacer un homenaje a su amigo durante las obras de restauración de la Catedral tras los estragos causados por el terremoto de Lisboa de 1755, que también afectó a otros edificios de la capital palentina, como las iglesias de San Miguel y San Francisco.


Sin embargo, el periodista e historiador Julián García Torrellas ha desmentido tales interpretaciones, pues ha asegurado, en declaraciones a Europa Press, que la archiconocida gárgola palentina sería, según sus investigaciones, un fotógrafo de apellido Alonso --Rodríguez Alonso, en realidad--, aunque el dilema se presenta a la hora de determinar cuál de los dos hermanos, Luis o Albino, fue el que representó Arroyo.


En este sentido, García Torrellas prefiere inclinarse por el mayor de los hermanos, Luis, que fue autor de uno de los primeros reportajes fotográficos de la Catedral de Palencia y que era, también, amigo de Jerónimo Arroyo.


El historiador basa su teoría en la fecha en la que Arroyo realizó la restauración de la Catedral, una reforma que se llevó a cabo entre 1908 y 1910, época en la que Albino, el menor, sería aún "demasiado joven", ha apuntado.


Otra prueba que avalaría sus suposiciones es que Luis Alonso fue director de cine pero, aunque sus películas se perdieron tras un incendio en la productora, sí que se conserva el documental 'Un viaje por Galicia', que fue exhibido en la exposición iberoamericana de Sevilla de 1929 y posteriormente restaurado por el Centro Gallego de Artes de la Imagen.


El comisario del pabellón de Galicia fue quien encargó al palentino este reportaje subvencionado por las diputaciones gallegas, algo que causó mucha polémica porque se había rechazado un proyecto similar de un director autóctono.


A pesar de ello, Alonso no pudo disfrutar de este éxito ya que, al parecer, falleció tras el rodaje del documental y ni siquiera pudo participar en el montaje del mismo.


Con todo, hoy en día, el pétreo señor Alonso puede presumir de ser la única gárgola que porta una cámara de fotos, así como de haberse convertido en uno de los reclamos más famosos de la Catedral de Palencia.



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page